jueves, 29 de junio de 2017

John Wick: Pacto de sangre

Quiera o no, ha vuelto... John Wick: Pacto de sangre:



De qué va?!
Una vez terminada su venganza, el plan de John es retirarse del mundo de la violencia para siempre. Pero un pacto de sangre que hizo en el pasado no le va a dejar hacerlo tan fácilmente.

Y... qué tal?! 
No podemos decir que Keanu Reeves se ha reconvertido a héroe de acción, como le ha pasado a Liam Neeson (Rob Roy) por ejemplo, ya que ya cuenta con títulos como Speed o la trilogía de Matrix en su carrera. Pero John Wick, además, le ha dado el status de asesino implacable e imparable. ¡Y le va como anillo al dedo!
Al contrario de la mayoría de opiniones, para mí esta segunda parte no es mejor que la primera. Y la principal razón es porque en esta es menos humano. En la primera era John Wick es el hombre del saco, el destructor. Un tipo temible, si. Pero era de carne y hueso, y necesita de la ayuda de un amigo para salir adelante. En esta da igual las palizas que le den. Se levanta y sigue al cien por cien. Pero que no sea mejor que la primera no la hace peor. Esta a la altura y mantiene el tono, el ritmo, la esencia y las grandes escenas de acción. Por otro lado, nos amplia ese mundo con ese toque tan peculiar de los asesinos: somos maquinas de matar, pero somos caballeros y jugamos limpio. Las monedas de oro y el hotel con sus reglas particulares. Además añade reglas al juego con la introducción de "los marcadores". Un punto tan bien llevado que es lo que da sentido a toda la película. Y de los contratos, o recompensas, manejadas por centrales de datos. Eso es lo mejor de esta segunda parte que nos amplia su realidad. Tan organizada, tan estricta, tan peligrosa.  7,5/10

Trailer:


No hay comentarios:

Publicar un comentario