jueves, 1 de marzo de 2018

Dunkerque

Cuando 400.000 soldados no pudieron regresar a su país, su país fue a buscarlos... Dunkerque:



De qué va?!
Año 1940, en plena II Guerra Mundial. En las playas de Dunkerque, 400.000 soldados de las tropas británicas y francesas se encuentran rodeados por el avance del ejército alemán, que ha invadido Francia. Atrapados en la playa, las la situación de las tropas empeora por momentos.

Y... qué tal?!
Con algo de retraso hemos visto la película bélica de Christopher Nolan, una de las sensaciones del año pasado nominada a 8 Oscars. Es la primera de su filmografía inspirada en una historia real: la Batalla de Dunkerque en la Segunda Guerra Mundial.

Una vez más Nolan no defrauda, sobre todo en cuanto a apartados técnicos se refiere. Lo que cuenta en realidad es lo que menos relevancia tiene, lo que importa es cómo lo cuenta. La cinta tiene una fotografía y un sonido espectaculares. Un montaje genial, muy de Nolan, que puede recordar a Origen  o incluso a Memento, en el que tres visiones del mismo momento se van entrecruzando hasta llegar a un punto en común. Y la mejor de estas visiones, con diferencia, es la aérea. A parte de la espectacularidad de los planos, es alucinante como consigue que en ningún momento perdamos la orientación y sepamos qué está pasando en la batalla.

Otra cosa es el tema dramático. Quitando los 10 primeros minutos, en los que tirotean a un grupo de soldados y caen las bombas en la playa (escena brutal, por cierto), la actuación de Kenneth Branagh (Jack Ryan: Operación sombra) es la única que consigue transmitir. No empatizas, y por lo tanto no sufres. Podríamos decir que es un error de casting, que probablemente en el caso de los jóvenes lo sea, pero ahí tenemos a Mark Rylance con el Oscar por El puente de los espías aún caliente, a Tom Hardy (Locke) o a Cillian Murphy (28 días después). Actores de peso que poco aportan. Puede que sea la forma pasiva en la que la película aborda el drama humano, o puede que simplemente sigan instrucciones del director. Sea como sea Nolan ha dado el ok y, otra cosa no, pero que el inglés sabe lo que quiere no lo duda nadie. 7/10.

Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario